+57 335 55 89 +57 319 501 52 02 serviciocliente@mejorandoyrespirando.com
Importancia De La Recreación En Adultos Mayores 830×500

Artritis Reumatoide

La artritis reumatoide es un trastorno inflamatorio crónico que puede afectar no solo las articulaciones. La artritis reumatoide es una forma de artritis que causa dolor, inflamación, rigidez y pérdida de la función de las articulaciones. Puede afectar cualquier articulación, pero es común en las muñecas y los dedos.  En algunas personas, el trastorno también puede dañar una gran variedad de sistemas el cuerpo, como la piel, los ojos, los pulmones, el corazón y los vasos sanguíneos.

 La artritis reumatoide es un trastorno autoinmunitario que se produce cuando el sistema inmunitario ataca por error los tejidos del cuerpo.

 

A diferencia del desgate que provoca la artrosis, la artritis reumatoide afecta el revestimiento de las articulaciones, lo que produce una hinchazón dolorosa que, finalmente, puede causar erosión ósea y deformidad de la articulación.

La inflamación asociada a la artritis reumatoide es lo que puede dañar también otras partes del cuerpo. Si bien los tipos nuevos de medicamentos han mejorado considerablemente las opciones terapéuticas, la artritis reumatoide grave puede seguir causando discapacidades físicas.

Más mujeres que hombres padecen artritis reumatoide. Suele comenzar en la edad mediana y es más común entre los adultos mayores. Usted puede padecer la enfermedad por un corto período o los síntomas pueden aparecer y desaparecer. La forma severa puede durar toda la vida.

Síntomas

Los signos y síntomas de la artritis reumatoide pueden incluir los siguientes:

  • Articulaciones doloridas, calientes e hinchadas
  • Rigidez de las articulaciones que generalmente empeora a la mañana y después de un tiempo de inactividad
  • Fatiga, fiebre y pérdida de peso

La artritis reumatoide temprana suele afectar las articulaciones más pequeñas primero, particularmente las articulaciones que unen los dedos con las manos y los pies.

A medida que la enfermedad avanza, los síntomas suelen propagarse a las muñecas, las rodillas, los tobillos, los codos, las caderas y los hombros. En la mayoría de los casos, los síntomas aparecen en las mismas articulaciones en ambos lados del cuerpo.

Alrededor del 40 por ciento de las personas que tienen artritis reumatoide también experimentan signos y síntomas que no están relacionados con las articulaciones. La artritis reumatoide puede afectar muchas estructuras diferentes de las articulaciones, por ejemplo, las siguientes:

  • Piel
  • Ojos
  • Pulmones
  • Corazón
  • Riñones
  • Glándulas salivales
  • Tejido nervioso
  • Médula ósea
  • Vasos sanguíneos

Los signos y síntomas de la artritis reumatoide pueden variar en gravedad y también pueden aparecer y desaparecer. Los períodos de mayor actividad de la enfermedad, llamados brotes o exacerbaciones, se alternan con períodos de una remisión relativa, en los que la hinchazón y el dolor se atenúan o desaparecen. Con el tiempo, la artritis reumatoide puede hacer que las articulaciones se deformen y se salgan de lugar.

Causas

La artritis reumatoide se produce cuando el sistema inmunitario ataca el sinovio, el líquido sinovial o sinovia es un fluido viscoso y transparente que se encuentra en las articulaciones. La inflamación que esto produce engrosa el sinovio, lo cual, con el tiempo, puede destruir el cartílago y el hueso que están dentro de la articulación.

Los tendones y ligamentos que mantienen unida la articulación se debilitan y se estiran. Gradualmente, la articulación pierde su forma y su alineación.

No se conoce la causa de la artritis reumatoide , pero parecería ser probable que haya un componente genético. Si bien los genes no provocan realmente artritis reumatoide, pueden hacer que la persona sea más vulnerable a los factores ambientales —tales como la infección por determinados virus y bacterias—, que pueden disparar la enfermedad . Los tratamientos incluyen medicamentos, cambios en el estilo de vida y cirugía. Pueden disminuir o detener el daño en las articulaciones y reducir el dolor y la inflamación.

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar el riesgo de artritis reumatoide incluyen los siguientes:

  • Sexo. Las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de padecer artritis reumatoide.
  • Edad. La artritis reumatoide puede producirse a cualquier edad, pero suele comenzar entre los 40 y los 60 años de edad.
  • Antecedentes familiares. Si un miembro de su familia tiene artritis reumatoide, podría presentar un riesgo mayor de padecer la enfermedad.
  • Tabaquismo. Fumar cigarrillos aumenta el riesgo de presentar artritis reumatoide, particularmente si tiene una predisposición genética para contraer la enfermedad. Al parecer, fumar está relacionado con una mayor gravedad de la enfermedad.
  • Exposición ambiental. Si bien no es seguro que sea así y no se conoce mucho sobre el tema, estar expuesto a algunos elementos tales como el asbesto o el sílice podría aumentar el riesgo de presentar artritis reumatoide.
  • Obesidad. Las personas con sobrepeso u obesidad parecen tener un riesgo ligeramente mayor de padecer artritis reumatoide, especialmente en las mujeres a las que se les diagnosticó la enfermedad a los 55 años o antes.

 

Con el fin de dar un apoyo a aquellas personas con dificultades de movilidad o movilidad reducida contamos con ayudas técnicas ideales para mejorar la calidad de vida de sus seres queridos: alquiler y venta de sillas de ruedas, muletas, caminadores, bastones y mucho mas….

 

 

 

WhatsApp chat